Robótica social para tratar el Autismo y el Alzheimer

Robótica social para tratar el Autismo y el Alzheimer

¿Alguna vez imaginaste que la inteligencia artificial fuese capaz de servir como terapia para personas con necesidades especiales?

Actualmente, la robótica social está suponiendo una auténtica revolución en tareas asistenciales, ya que algunas personas con necesidades especiales son capaces de empatizar de mejor forma con algunos androides que con otros humanos.

La robótica social y sus beneficios

Hoy vamos a hablarte de los beneficios que la robótica social está suponiendo para la calidad de vida de muchas personas. Seguro que es un tema que os sorprende y emociona tanto como a mí, que siempre he defendido que la tecnología usada en las manos de las personas adecuadas puede solventar innumerables problemas sociales.

Como sabemos, existe cierto rechazo hacia los robots por miedo a que éstos lleguen a remplazarnos en determinados trabajos y, además, cuanto más parecido tenga un robot a un ser humano, mayor aversión tendremos hacia él.

A pesar de esto, es innegable pensar en la maravillosa labor social y emocional que determinados robots pueden ejercer sobre personas con necesidades especiales. Gracias a la robótica social muchas personas con necesidades especiales pueden llegar a ver en un robot al amigo que no son capaces de encontrar en otras personas, por lo que la robótica social está mejorando la calidad de vida de muchas personas que sufren enfermedades como el autismo o el alzheimer.

Después de saber esto, ¿opinas lo mismo sobre la inteligencia artificial?

 

Paro, el robot para combatir el alzheimer

Ahora vamos a contarte quién es Paro y la importante labor que ejerce sobre personas con necesidades especiales, ya que Paro no es una foca cualquiera.

El hábitat natural de Paro se encuentra fundamentalmente entre los brazos de personas mayores que sufren demencia senil o alzheimer, aunque también es habitual encontrarla con personas que sufren autismo y con niños hospitalizados.

Paro es japonesa y nació en 1993, en el Instituto Nacional de Ciencias y Tecnología y es conocida mundialmente. En España se comercializa con el nombre de Nuka por la empresa Adele Robots e incluso has podido verla en diversas series como Master of None o Los Simpson.

Este androide de robótica asistencial se define, según la Agencia Estadounidense del Medicamento, como una herramienta terapéutica no farmacológica, capaz de fomentar la comunicación, reducir la ansiedad y el estrés, desarrollar el autoestima y fomentar la autonomía.

Tiene un tacto muy suave y un peso de dos kilos y medio, por lo que a pacientes que han sido madres les recuerda a un bebé, produciéndoles ternura y emociones positivas. No obstante, la directora de comunicación de Adele Robots, Rocío Alonso, afirma que en su diseño han evitado transmitir una imagen infantil, ya que este robot se ha creado fundamentalmente para el uso de personas adultas con deterioro cognitivo.

Se ha evitado caer en su diseño en una imagen infantil, ya que su uso está pensado para personas adultas, aunque tengan deterioro cognitivo.

Paro tiene incorporado un sistema de inteligencia artificial que le permite seguir con la mirada a la persona que le está hablando.

Además, a través de este sistema de inteligencia artificial, el robot puede identificar quién le está acariciando o le trata con cariño, gracias a unos sensores que tiene incorporados en su barriga y sus bigotes.

Para crear a este robot social participaron profesionales de distintos sectores como la psicología, pedagogía, artistas plásticos, comunicación y profesores, entre otros. Decidieron que su aspecto fuese el de un bebé de foca porque se trata de un animal del que no disponemos de una idea preconcebida sobre su comportamiento, como puede suceder con otros animales más comunes de los que podríamos suponer cómo reaccionarían ante determinados estímulos.

¡Cada día me fascina más la #InteligenciaArtificial! No sabía que los #robots sirven como herramienta terapéutica para tratar el autismo y el alzheimer #roboticasocial Clic para tuitear

 

NAO, el robot que interactúa con personas con autismo

¿Has oído hablar del robot NAO y de sus