Robótica social para tratar el Autismo y el Alzheimer

Robótica social para tratar el Autismo y el Alzheimer

¿Alguna vez imaginaste que la inteligencia artificial fuese capaz de servir como terapia para personas con necesidades especiales?

Actualmente, la robótica social está suponiendo una auténtica revolución en tareas asistenciales, ya que algunas personas con necesidades especiales son capaces de empatizar de mejor forma con algunos androides que con otros humanos.

La robótica social y sus beneficios

Hoy vamos a hablarte de los beneficios que la robótica social está suponiendo para la calidad de vida de muchas personas. Seguro que es un tema que os sorprende y emociona tanto como a mí, que siempre he defendido que la tecnología usada en las manos de las personas adecuadas puede solventar innumerables problemas sociales.

Como sabemos, existe cierto rechazo hacia los robots por miedo a que éstos lleguen a remplazarnos en determinados trabajos y, además, cuanto más parecido tenga un robot a un ser humano, mayor aversión tendremos hacia él.

A pesar de esto, es innegable pensar en la maravillosa labor social y emocional que determinados robots pueden ejercer sobre personas con necesidades especiales. Gracias a la robótica social muchas personas con necesidades especiales pueden llegar a ver en un robot al amigo que no son capaces de encontrar en otras personas, por lo que la robótica social está mejorando la calidad de vida de muchas personas que sufren enfermedades como el autismo o el alzheimer.

Después de saber esto, ¿opinas lo mismo sobre la inteligencia artificial?

 

Paro, el robot para combatir el alzheimer

Ahora vamos a contarte quién es Paro y la importante labor que ejerce sobre personas con necesidades especiales, ya que Paro no es una foca cualquiera.

El hábitat natural de Paro se encuentra fundamentalmente entre los brazos de personas mayores que sufren demencia senil o alzheimer, aunque también es habitual encontrarla con personas que sufren autismo y con niños hospitalizados.

Paro es japonesa y nació en 1993, en el Instituto Nacional de Ciencias y Tecnología y es conocida mundialmente. En España se comercializa con el nombre de Nuka por la empresa Adele Robots e incluso has podido verla en diversas series como Master of None o Los Simpson.

Este androide de robótica asistencial se define, según la Agencia Estadounidense del Medicamento, como una herramienta terapéutica no farmacológica, capaz de fomentar la comunicación, reducir la ansiedad y el estrés, desarrollar el autoestima y fomentar la autonomía.

Tiene un tacto muy suave y un peso de dos kilos y medio, por lo que a pacientes que han sido madres les recuerda a un bebé, produciéndoles ternura y emociones positivas. No obstante, la directora de comunicación de Adele Robots, Rocío Alonso, afirma que en su diseño han evitado transmitir una imagen infantil, ya que este robot se ha creado fundamentalmente para el uso de personas adultas con deterioro cognitivo.

Se ha evitado caer en su diseño en una imagen infantil, ya que su uso está pensado para personas adultas, aunque tengan deterioro cognitivo.

robot nuka

Paro tiene incorporado un sistema de inteligencia artificial que le permite seguir con la mirada a la persona que le está hablando.

Además, a través de este sistema de inteligencia artificial, el robot puede identificar quién le está acariciando o le trata con cariño, gracias a unos sensores que tiene incorporados en su barriga y sus bigotes.

Para crear a este robot social participaron profesionales de distintos sectores como la psicología, pedagogía, artistas plásticos, comunicación y profesores, entre otros. Decidieron que su aspecto fuese el de un bebé de foca porque se trata de un animal del que no disponemos de una idea preconcebida sobre su comportamiento, como puede suceder con otros animales más comunes de los que podríamos suponer cómo reaccionarían ante determinados estímulos.

¡Cada día me fascina más la #InteligenciaArtificial! No sabía que los #robots sirven como herramienta terapéutica para tratar el autismo y el alzheimer #roboticasocial Clic para tuitear

 

NAO, el robot que interactúa con personas con autismo

¿Has oído hablar del robot NAO y de sus beneficios para las personas con autismo? NAO es un robot que tiene un aspecto similar al de los seres humanos, el cual mide 58 centímetros de alto y dispone de sensores táctiles. Se caracteriza por ser capaz de reconocer caras, voces y objetos gracias a un sistema de inteligencia artificial que tiene incorporado, a través del cual puede interactuar con las personas.

Numerosos estudios han demostrado que las personas que sufren autismo tienen menos impedimentos en interactuar con robots que con otros humanos, ya que éstos les otorgan mayor seguridad y confianza al disponer de patrones de comportamiento más sencillos y fáciles de reconocer que los de las personas.

En una feria sobre ciencia celebrada en Francia, en la caseta de la empresa Aldebaran Robotics, una madre quedó impresionada al ver como su hija de dos años, la cual era autista, interactuaba con los robots de esta compañía y respondía ante estímulos sobre los que nunca había reaccionado.

Gracias a esto, descubrieron en Aldebaran Robotics el verdadero potencial que tenían los diseños que realizaban y decidieron impulsar su uso como herramienta terapéutica en numerosas instituciones. Desde entonces existen diversas instituciones que utilizan la robótica social como herramienta en sus terapias, como es el caso de Priors Court, una escuela para niños autistas pionera en el uso de robots como herramienta terapéutica.

La fundadora de esta escuela, Stephanie Shirley, reconoce que no todos los niños responden de igual forma ante la robótica social, pero que aquellos que responden a estos estímulos lo hacen de forma sorprendente. Hay niños que son capaces de demostrar afecto a un robot y que sin embargo no pueden relacionarse ni con sus propios familiares, por lo que esta terapia les sirve de gran ayuda y muestran una gran mejoría.

He visto como un alumno se despedía del robot con un beso y hablamos de un niño que normalmente no quiere besar ni a su madre.

nao robot

 

Leka, el juguete terapéutico para niños con autismo

Otro tipo de robot que permite evaluar los progresos en niños con necesidades especiales es Leka, diseñado por Ladislas de Toldi. Se trata de un robot esférico con inteligencia artificial que, gracias a su forma, puede desplazarse por cualquier lugar y sirve como juego y herramienta terapéutica para niños con autismo.

A través de sus sensores, Leka es capaz de entender los estímulos que percibe y responder a ellos con diferentes colores y luces que permite a los niños saber si están progresando de forma adecuada.

Tiene una pantalla a través de la cual refleja una boca y dos ojos, que expresan diferentes sentimientos y emociones que los niños con autismo son capaces de entender.

Mediante una tablet, Leka puede usarse por control remoto y recolectar los datos obtenidos respecto a la evolución de los niños con necesidades especiales. Estos datos se recogen y se muestran a terapeutas e investigadores, así como a los padres de los niños, para tratar de descubrir aquellos patrones que con otras herramientas no pueden obtenerse y buscar soluciones que mejoren la evolución de estos niños.

Podemos ayudar a descubrir patrones que otras herramientas de investigación no son capaces de recoger.

leka robot

 

Tico, el robot que permite mejorar habilidades sociales

Desde el año 2011 la empresa Adele Robots, que comercializa a Nuka, desarrolla también al robot Tico. A través de este androide de robótica social pueden detectarse con mayor facilidad el déficit de atención en niños, trastornos del lenguaje e hiperactividad.

Este robot es capaz de crear un vínculo afectivo con niños con necesidades especiales gracias al sistema de inteligencia artificial que incorpora. Tico realiza diversas cuestiones y pruebas a los niños que les permiten desarrollar y mejorar sus habilidades sociales, sensoriales y motoras.

Tico destaca por tener una apariencia amigable gracias a los grandes ojos que componen su cara. Se ha diseñado con una imagen similar a la de Johnny 5 de la película Cortocircuito o Wall-E, para que los niños puedan empatizar con este robot con mayor facilidad.

Su diseño puede recordar a Johnny 5 de la película Cortocircuito, o a Wall-E. Esta familiarización no es casual, está pensado para que se empatice con él con más facilidad.

tico robot

 

Ahora os cuento mi opinión…

La robótica social está ayudando a multitud de personas con necesidades especiales en sus tratamientos, ya que son innumerables las ventajas que la inteligencia artificial puede ofrecernos. Como ya vimos en un post anterior, existen robots que incluso ayudan a mejorar el estado de ánimo de las personas como es el caso del Woebot.

Ahora, tras haber descubierto a Paro, NAO, Leka y Tico y saber cómo estos robots ayudan a tratar enfermedades como el alzheimer o el autismo, creo que el rechazo general que la sociedad puede sentir ante esta tecnología revolucionaria irá aminorando. Aún queda mucho por descubrir y seguro que muchas otras personas con problemas, dolencias o enfermedades podrán verse beneficiadas con la inteligencia artificial, muchas personas podrán mejorar su calidad de vida y las de las personas que están a su alrededor, y esto me parece fascinante.

Yo ya imagino un mundo en el que cualquier persona con alguna necesidad específica pudiera permitirse el tener un robot que le ayudara en su día a día a realizar tareas cotidianas que no pudiese hacer, a adquirir habilidades motoras, comunicativas o a tener un mejor desarrollo… y espero que esto no quede solo en mi imaginación. Como he comentado en otras ocasiones, no hay que sentir miedo ante lo desconocido sino que debemos pensar en todo lo bueno que la inteligencia artificial puede ofrecernos.

Después de que hayas leído este artículo me encantaría saber tu opinión, ¿sigues pensando lo mismo acerca de esta tecnología? Sin duda alguna yo no opino lo mismo desde que descubrí a estos robots… Si conoces algún otro androide de robótica social que haya olvidado mencionar, ¡te espero en los comentarios!

Si te ha gustado el post te invito a compartir ¡y que la IA te acompañe!

Robótica social para tratar el Autismo y el Alzheimer
5 (100%) 2 votes



Inteligencia artificial para combatir el Autismo y el Alzheimer



Rating:
9 out of
10




Sin saber cómo, un buen día el marketing llegó a mi vida para quedarse. Autodidacta, inconformista y cactuslover por naturaleza. Me faltan horas en el día para aprender todo lo que me gustaría. Quédate, tengo un par de cosas que contarte…

Deja un comentario

¿A qué esperas?

¡Suscríbete y estarás al día de todas las novedades sobre IA!

Acepto la política de privacidad
    

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies