Un trío peligroso: Facebook, la IA y el Big Data

Un trío peligroso: Facebook, la IA y el Big Data

El otro día le contaba a mi mejor amiga la última de Facebook y no se lo podía creer. ¿Te has enterado de que tuvo que apagar dos robots de inteligencia artificial porque se habían inventado un idioma entre ellos?– Le dije. Como de costumbre, me contestó que ya estaba flipando otra vez con mis teorías conspiratorias. Pero conforme se acababan las pipas de la bolsa, mi amiga empezaba a mirarme con más cara de espanto de la que suele ponerme cuando le cuento cosas sobre big data y el blog. (Si me estás leyendo, que sepas que va con cariño). 

La verdad es que la tecnología y sobre todo la inteligencia artificial suelen provocar esa reacción en la mayoría de la gente a la que se lo cuento. La otra opción es que salgan corriendo, aunque no me ha pasado todavía. 

Pues bien, como decía, Facebook tuvo que desconectar dos robots de inteligencia artificial, porque vieron que se les estaba yendo de las manos.

Inicialmente la idea que tenían era la de inventar un sistema para negociaciones. Quería probar como dos boots aprendían a negociar, pero en las primeras pruebas ya se dieron cuenta de que algo estaba fallando, y vaya que si estaba fallando.

Se dieron cuenta de que estaban usando un lenguaje que no había por donde pillarlo, frases sin sentido, y lo que pareció sinsentido resultó ser un lenguaje inventado que sólo los bots podían entender. No les quedó otra que apagarlos.

IA en libros y películas del siglo XX

Yo veía películas hace unos años, en las que no paraba de pensar que esas vidas futuristas eran una pasada, y que vaya imaginación tenían todos los que formaban el equipo que la hacían posible.

Lo cierto es que ya en el siglo pasado empezaron a bombardearnos con películas y libros futuristas que planteaban una nueva era totalmente distinta de la que conocíamos, que nos asustaba o bien resultaba demasiado absurda como para ser posible. Lo que pasa es que a día de hoy, muy poco de lo que nos advirtieron ha llegado a suceder. 

Yo recuerdo cuando veía con mis padres aquellas películas en las que los robots pasaban las aspiradoras, te ordenaban la casa… y siempre decíamos “¿Algún día pasará eso? ¿Habrá robots de verdad con los que hablar y con los que repartir las tareas domésticas? Ese avance tecnológico estaba muy lejos.

En todo este sinfín de predicciones, brillan muchas películas como la famosa saga de “La Guerra de las Galaxias” que nos unía a otras civilizaciones compuestas por alienígenas, robots y otro tipo de seres en una lucha interminable en el espacio exterior. También podemos recordar libros como “Los Ordenadores Toman el Poder” de Edward Packard (1996), en el que debías elegir el destino del protagonista en una guerra contra el mayor enemigo de la humanidad: los ordenadores, que estaban muy avanzados por aquella época en algo similar a la inteligencia humana y por decisión propia, querían destruir a la humanidad.  

Actualmente cada vez son mas las películas sobre inteligencia artificial y robots en los cines, y vosotros, ¿no lo veis ahora más normal que hace unos años? Vamos, como que parece algo más familiar ver historias con robots e inteligencia artificial.

Esa familiaridad quizá viene por lo que te cuento a continuación…

IA y los robots

A diferencia con los robots de cine, los que podemos ver actualmente en la vida real se diferencian en la parte más social, en la empatía y la capacidad de razonar por si solos.

Robot Sofía inteligencia artificial y big data.

Muchos años más tarde y, por tanto, más cercano a nosotros, vino a nuestro mundo la pequeña Sofía, un robot con inteligencia artificial creado en el año 2015 y posteriormente, dotado con un pasaporte saudí que le garantiza los mismos derechos y obligaciones que a cualquier ciudadano.

Esta noticia no le pareció tan extraña a mi amiga, quizás porque estamos acostumbrados un poquito más a la existencia de robots y que hagan trabajos humanos. 

Pero vamos vamos… que ¡¡Sofía es una ciudadana del llamado mundo!! ¡Un robot! Pero lo mas fuerte es que ha sido creada para trabajar como un propio humano, puede mantener una conversación como si de un humano se tratase.

Lo mismo hasta te baila y te canta unas sevillanas si viene a visitar España, ya que es algo typical spanish.

Facebook y la IA

Facebook utiliza su inteligencia artificial para prevenir suicidios.

Teniendo en cuenta todo lo que significa el big data, podemos entender todo el trabajo que han estado haciendo los ingenieros de Facebook  para desarrollar sistemas de relación e interpretación de datos (sistemas de big data) verdaderamente fascinantes que pueden realizar cosas como:

  1. Reconocer imágenes mediante unos 100 conceptos con un 90% de posibilidad de acierto.
  2. Analizar el texto que los usuarios exponen en la red social con el fin de personalizar la publicidad que ofrece, mediante la tecnología de deep learning de la que hablaremos próximamente en otro post.
  3. Participar en la AIIDE StarCraft AI Competition gracias a su bot CherryPi, en la que los robots de inteligencia artificial tratan de conseguir dominar el máximo número de territorios en un juego de estrategia.

Inteligencia artificial de Facebook, big data.

Y lo cierto es que Facebook con su inteligencia artificial, han jugado un papel muy importante en la vida de muchas personas. Han sido capaces de detectar justo a tiempo las señales que muchos usuarios lanzaban a través de esta red social, consiguiendo contactar con servicios de urgencia inmediatamente.

Claro, teniendo en cuenta que la mayoría de los usuarios prefieren expresar lo que sienten y lo que hacen en sus redes, antes que hablándolo en persona con su entorno… que mejor que utilizar la inteligencia artificial en este aspecto.

El poder de las redes sociales se convierte en uno de los mas fuertes en esta sociedad. Todo es un grafo, de amigos,de personas a páginas,de personas a grupos, relaciones entre personas y sus publicaciones.. pudiendo utilizar el contenido recabado con gran utilidad. Para todo tipo de campañas, estrategias… son grandes armas para poder dar difusión a cualquier movimiento.

Y, ¿qué papel tiene la legalidad en todo ésto?

Esa fue la siguiente pregunta que me hizo mi amiga, que tiene grabada la palabra legalidad a fuego por su novio, que ha estudiado derecho. –Por su puesto, la legalidad es un elemento esencial en nuestra sociedad– le dije- por eso, Facebook tiene su propia política de privacidad o política de datos, para cumplir con la Ley de Protección de datos de carácter personal española y gran parte de normativas europeas, que nos advierte de la recogida de datos directos e indirectos que introducimos al navegar por Internet y que estamos de acuerdo con esta recopilación.  

-No te preocupes, que además, Facebook tiene una parte dedicada a puntualizaciones con respecto a los derechos y obligaciones de los usuarios y, por supuesto, lo hace de manera que no nos apetezca leerlo o que pase desapercibido por si a alguien le da por averiguar que quizás en China pueden saber que me llamo Marta y que tengo 22 años, pero como tú estás aprendiendo chino, si algún día me contactan, te aviso- le seguí contando. Aquí sí que se empezó a reír sin parar. Y no era para menos, porque si se llega a parar para pensarlo bien, yo creo que llora. 

Decirle a Facebook que no autorizas la utilización de tus datos en una publicación es como decirle a tu abuela que no quieres nada más de comer. #quelaIAteacompañe Clic para tuitear

Aquí viene el Marta’s time

A ver, no os asustéis. Desde mi punto de vista, no creo que sea para tanto todo este embolado, que si inteligencia artificial, que si big data, que si Facebook recopila nuestros datos, etc. Pero lo que sí tengo muy claro es que esto solo acaba de empezar, que todavía no tenemos certeza de cómo pueden evolucionar las herramientas como el big data y que además, puede ser un arma de doble filo por lo que estamos viendo sobre Facebook. Simplemente, con hojear un poco todo esto de vez en cuándo y atender a los cambios que realizan continuamente en estas políticas de privacidad y tal, podemos actuar en consecuencia y no tiene por qué pasar nada. 

“Cada pensamiento que cae de tu cabeza es tan inteligente que sería un crimen no compartirlo” (Red Social, 2010).

¡Os esperamos en el próximo post! ¡ No os podéis perder todo lo que nos queda por contaros! Y recuerda, ¡¡¡comparte si te ha gustado!!!

Un trío peligroso: Facebook, la IA y el Big Data
Valora este artículo.

Deja un comentario

¿A qué esperas?

¡Suscríbete y estarás al día de todas las novedades sobre IA!

Acepto la política de privacidad
    

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies